• Lo Ultimo

    Evangelio del Día Lunes 11 de Noviembre - Lectura y Salmo de hoy

     Evangelio del Día Lunes 11 de Noviembre 

    Lectura y Salmo de hoy

    Lectura del Día

    Lectura del libro de la Sabiduría
    Sab 1, 1-7


    Amen la justicia, ustedes, los que gobiernan la tierra, piensen bien del Señor
    y con sencillez de corazón búsquenlo.
    El se deja hallar por los que no dudan de él
    y se manifiesta a los que en él confían.

    Los pensamientos perversos apartan de Dios,
    y los insensatos, que quieren poner a prueba el poder divino,
    quedan en ridículo.
    La sabiduría no entra en un alma malvada,
    ni habita en un cuerpo sometido al pecado.
    El santo espíritu, que nos educa, y huye de la hipocresía,
    se aleja de la insensatez
    y es rechazado por la injusticia.

    La sabiduría es un espíritu amigo de los hombres,
    pero no dejará sin castigo al que blasfema,
    porque Dios conoce lo más íntimo del alma,
    observa atentamente el corazón
    y escucha cuanto dice la lengua.
    El espíritu del Señor llena toda la tierra,
    le da consistencia al universo
    y sabe todo lo que el hombre dice.


    Salmo

    Sal 138,1-3a.3b-6.7-8.9-10
     R/. Guíame, Señor, por el camino eterno

    Señor, tú me sondeas y me conoces;
    me conoces cuando me siento o me levanto,
    de lejos penetras mis pensamientos;
    distingues mi camino y mi descanso. R/.


    Todas mis sendas te son familiares.
    No ha llegado la palabra a mi lengua,
    y ya, Señor, te la sabes toda.
    Me estrechas detrás y delante,
    me cubres con tu palma.
    Tanto saber me sobrepasa,
    es sublime, y no lo abarco. R/.


    ¿Adónde iré lejos de tu aliento,
    adónde escaparé de tu mirada?
    Si escalo el cielo, allí estás tú;
    si me acuesto en el abismo, allí te encuentro. R/.


    Si vuelo hasta el margen de la aurora,
    si emigro hasta el confín del mar,
    allí me alcanzará tu izquierda,
    me agarrará tu derecha. R/.


    Evangelio del Día


    Lectura del santo Evangelio segun San Lucas
    Lc 17, 1-6


    En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "No es posible evitar que existan ocasiones de pecado, pero ¡ay de aquel que las provoca! Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino sujeta al cuello, que ser ocasión de pecado para la gente sencilla. Tengan, pues, cuidado.
    Si tu hermano te ofende, trata de corregirlo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si te ofende siete veces al día, y siete veces viene a ti para decirte que se arrepiente, perdónalo".
    Los apóstoles dijeron entonces al Señor: "Auméntanos la fe". El Señor les contestó: "Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: 'Arráncate de raíz y plántate en el mar', y los obedecería".



    Reflexión Fray Nelson Medina.


    Para tener verdadero proceso de paz el perdón debe pasar por un proceso que incluya verdadero arrepentimiento.

    No hay comentarios

    Con la tecnología de Blogger.